miércoles, 10 de junio de 2009

Sexta entrada. Recuerdos del baúl-Desesperación:

"Aquí mora una serpiente, de mil millas de largo
enroscada, a mil millas de profundidad
ojos como caramelos, tenía ojos como caramelos
duros y azules, pero suaves como las patitas de un gatito
fuera de toda vista o cualquier fuente luminosa
podría ser un demonio, podría ser un ángel
con arañas en su interior una visión del infierno
su espina dorsal como un grito vertical
lenta como el hormigón, borrosa como un sueño
se enrosca arriba y abajo en un eje de atrocidad
alimentada por la inercia, profundidad, radio y velocidad
su alma un retorcido caos de desesperación y dolor
y las arañas en su interior rezan para que llueva
matando el tiempo, matando el tiempo
y rezando para que llueva
a mil millas de profundidad"
J. O'Barr Desesperación



No muchas veces ocurre, no muchas. No es la oscuridad, es algo más dramático. No es la tristeza, es algo más punzante. Realmente no es un sentimiento que pueda residir en un ser humano cualquiera, sino en el que de verdad ve. Hay ojos que no ven, y yo los maldigo por no ser míos y es que a veces desearía ser parte de la corriente. En esta noche todo está distorsionado, no es mi mente la que piensa, sino mi "corazón". Me arrastraré, quizás pase desapercibido, quizás no se den cuenta de que existo, quizás no se percaten de mi ausencia...mis alas se rozan con sus pies, y ellos no hacen más que pisarlas, a duras penas consigo guarecerme en un rincón, oscuro, sucio y lejos, muy lejos. Ellos hablan, cantan, bailan, yo lloro...la cruda realidad. Y es que en noches como esta, desearía ser un árbol o una piedra como diría Rubén Darío. En noches como esta desearía ser parte de la corriente, desearía ser de los que sonríen...de nuevo todo parece lógico en la teoría, irracional en la práctica. Desearía pensar que no sirvo en este mundo y desaparecer, pero por desgracia, aún tengo cadenas que me unen, y no puedo cortarlas...soy demasiado estúpido y simple. Me mata el quién soy, me salva el no importa. No muchas veces ocurre que lloro en un rincón desconsoladamente simplemente porque lo necesito. No es la oscuridad lo que me rodea, es algo más frío, quizás tristeza materializada, pero tampoco es tristeza, la tristeza no me recordaría que está allí a cada segundo...quiero ser como el paisaje de mi ventana, quiero ser feliz por encima de todo...pero por otro lado quiero morirme...qué hacer cuando los polos de tus ideas están tan separados que se atraen. Quisiera saber si afectaría en algo el hecho de mi inexistencia a las vidas de los que me rodean, quizás tendrían menos problemas...

Esta vez no lucharé por mi, yo he perdido, esta vez lucharé por quien me necesita...ahora no tengo tiempo para preocuparme de mi, me guardaré en mi solitario rincón, olvidaré mi nombre...
"Goodbye, all you people
There's nothing you can say
To make me change my mind
...
Goodbye"
Siento no haber durado para siempre, no puedo aguantarlo...

2 comentarios:

Alex dijo...

bestias marinas...interesante...

tanta gente alrededor...y tanta soledad...

Kryysh dijo...

Esta entrada me encanta, Vaquita...
me siento idenfiticada...